Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 27 de junio de 2009

NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO

Pocos casos hay en la historia de la Iglesia de difusión tan rápida y universal de una devoción mariana como es la del culto al famoso cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (el original está en la Iglesia San Alfonso María de Ligorio, en Roma)
Era el día 23 de Junio del año 1867, domínica infraoctava del Corpus, cuando, en la iglesia de padres redentoristas de Roma, el decano del Capítulo Vaticano, patriarca de Constantinopla (después cardenal), daba comienzo a la ceremonia de coronación de la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Con anterioridad, el día 12 de Mayo del mismo año, habían aprobado por unanimidad los capitulares el proyecto de coronación, declarando en público decreto que dicho cuadro reunía todas las condiciones para tal honor: antiquísimo culto de más de tres siglos y fama de muy milagroso. Se señaló para la litúrgica conmemoración de aquélla fiesta la domínica que precede a la Natividad de San Juan Bautista. Hoy se celebra trasladada al 27 de Junio en el calendario universal de la Iglesia.
¿Cuál es la historia de este cuadro, desde entonces tan celebrado en las cinco partes del mundo?

Precisamente uno de los diputados por el Cabildo Vaticano para la coronación era Pedro Wenzel, subprefecto después del Archivo Secreto Vaticano, quien, años andando, en 1903 comunicó a un padre redentorista, investigador del origen de este cuadro por Bibliotecas y Archivos vaticanos, un interesante documento manuscrito que constituía la fuente primaria para la historia de la venerada imagen. Hallábase el documento en un códice manuscrito de Franciscus Turrigius (s. XVI), También se hallaron dos relaciones del mismo en la obra manuscrita en veintiséis grandes volúmenes de Io. Antonius Brusius (s. XVII) sobre antigüedades sacras de Roma. El documento primitivo, escrito en pergamino, fijo en una tabla, estaba colocado en el cancel que cerraba el altar mayor de la iglesia de San Mateo in Merulana. Ambos autores copiaron el original, que, por ser largo, lo resumiremos aquí.

Un comerciante de Creta robó de una iglesia el cuadro milagroso y se dio a la mar, ocultando el cuadro entre las mercancías. Sobrevino una tempestad y todos, sin saber del cuadro, invocaban a la Virgen. Serenóse el mar y tomaron puerto. Un año después el comerciante, con el cuadro, llegaba a Roma. Enfermó el cretense y un amigo romano se lo llevó a su casa. En el trance de la muerte el cretense contó al romano el robo del cuadro, sin honor entre sus mercancías, rogándole que lo colocase en una iglesia donde se le diera culto. Lo prometió el romano. Muerto el mercader, hallaron, en efecto, el cuadro, mas la mujer del piadoso amigo persuadió a su marido a quedarse con el cuadro, reteniéndolo nueve meses. La Virgen, en una visión, dijo al romano que no hiciera tal, sino que lo colocara en lugar más decente. No obedeció. Volvió la Virgen segunda y tercera vez, amenazándole entonces con una mala muerte si no lo ponía en una iglesia. Temió el romano y rogó a su mujer que regalara el cuadro a alguna iglesia. Negóse ella con muchas razones y el marido se conformó. La Virgen volvió a hablar al romano: "Te avisé, te amenacé, no has querido obedecer. Tendrás que salir tú primero, para salir yo después en busca de lugar más honorable”. Y se murió el romano. Se apareció la Virgen a una hija suya de seis años y le dijo: "Avisa a tu madre y a tu tío, y diles que Santa María del Perpetuo Socorro quiere que la saquéis de casa si no queréis morir todos muy pronto". Contó la niña, temió la madre, que había tenido la misma visión, y se determinó a obedecer. Pero en esto una vecina, enterada de lo ocurrido, la decide con muchas y poco piadosas razones a que no lo haga. Volvió la vecina a casa, pero enfermó de peste. Entonces invocó a la Virgen y se curó. Volvió la Virgen a la niña para que dijese a su madre: que quería ser llevada a cierta iglesia llamada de San Mateo, entre Santa María la Mayor y San Juan de Letrán. Obedeció la madre y, avisando a los frailes agustinos que llevaban aquella iglesia, con acompañamiento de todo el clero Y pueblo fue trasladado el cuadro y el mismo día de la traslación hizo el primer milagro.

La fecha de la traslación fue el 27 de Marzo de 1499, reinando Alejandro VI, y la data del documento fue entre la fecha anterior y el año 1503, en que murió dicho Papa. Brutius decía que la letra y el color denunciaban la fecha.

Quedó allí la imagen durante tres siglos (1499-1798). Las tropas de Napoleón ocuparon Roma y, entre otras iglesias, derribaron la de San Mateo. Los agustinos irlandeses que la regentaban se pasaron con el cuadro a la próxima iglesia de San Eusebio y, de allí, a la de Santa María in Posterula. En el año 1855 tomaba el hábito de redentorista el joven Miguel Marchi. De niño había sido monaguillo en la casi extinta comunidad de agustinos, custodios del cuadro que ignoraban. Pero un lego, fray Agustín Orsetti, muy viejo, que había conocido el culto y los milagros de la Virgen olvidada, decía con frecuencia al monaguillo: "Sábetelo bien, Miguelito. La Virgen de San Mateo la tenemos en el oratorio. No lo olvides... ¡Era muy milagrosa!". Y no lo olvidó. Enterado el superior general de los padres redentoristas, reverendísimo padre Nicolás Maurón, se presentó con el padre Marchi a Pío IX. Le refirió el caso del milagroso cuadro, su paradero, ser voluntad de la Virgen exponerla al culto entre San Juan de Letrán y Santa María la Mayor, término que coincidía precisamente con el solar de los redentoristas. Acogió Pío IX las súplicas y pocos días después, por billete escrito de propio puño, ordenó (11 de Diciembre de 1865) al cardenal prefecto de la Propaganda gestionase la entrega del cuadro a los padres redentoristas. Así se hizo.

El día 26 de Abril de 1866 recorrió el cuadro de nuevo las calles de Roma. Al año siguiente, como dijimos al principio, fue coronado por el Cabildo Vaticano. Desde entonces no ha cesado su devoción de recorrer aldeas y ciudades de las cinco partes del mundo con gran fruto espiritual de conversiones.

El cardenal Francisco Ehrle, S. I., decía a un padre redentorista: "No hay Virgen romana más documentada que la Virgen del Perpetuo Socorro".

DESCRIPCIÓN DEL CUADRO Su tamaño es de 53 por 41,5 centímetros. Está pintado al temple y en nogal. Fue restaurado por el artista polaco Novodny en 1866. La Virgen viste túnica roja, peplos o manto azul marino con vueltas verdes y esclavina. El quecrúfalos, redecilla o pañuelo verde, le recoge el cabello. El Niño viste túnica verde con cinturón púrpura y manto marrón claro. A la derecha de la figura San Miguel, túnica jacinto, manto y paño de honor verdes. A la izquierda, San Gabriel, túnica, manto y paño de honor jacinto. Todos los personajes nimbados. Los pliegues de los paños van acusados con reflejos de oro. El fondo es oro. Los personajes llevan sus nombres en abreviaturas griegas: Jesús-Cristo, Madre de Dios, el arcángel Miguel, el arcángel Gabriel. Los trazos sobre las letras son signos ortográficos y de abreviación.

COMPOSICIÓN DEL CUADRO No es una simple imagen o retrato de María. Es una escena, una especie de cuadro de género. Para ello no basta que haya en la escena varios personajes. Es preciso que el pedazo de vida que allí se vive encadene y relacione a los personajes unos con otros, no con inscripciones o guiones, sino con el gesto, la mirada, el sentido. Es un momento simbólico de la vida de María.

Su momento feliz es interrumpido por una visión terrible: la Pasión, cuyos instrumentos presentan los ángeles al Niño. Este vuelve la mirada consternado hacia la aparición. Con el movimiento brusco de terror contrae el pie izquierdo y la sandalia se le desprende. Las manecitas se aferran al pulgar de la Madre. Por eso la llaman a veces los rusos la Virgen del pulgar (Taletskaia Bojia Mater). La mirada de la Virgen trasciende el cuadro y pasa al espectador.

ESCUELA Y FECHA La flexibilidad de la escena denota la presencia del realismo italiano. Sin embargo, la técnica es bizantina. Su dibujo es más rígido que el de sus contemporáneos italianos, tiene más de calco que de inspiración personal. No es un cuadro hecho en Italia como sus congéneres de Cimabue, Bernabé de Módena y Botticelli. Es un cuadro bizantino con influencias italianas. La isla de Creta era entonces colonia veneciana. Un ejemplar de nuestro cuadro está firmado por Andreas Rico de Candía (s. XV). El nuestro parece más antiguo que sus similares esparcidos por Italia. Kondakof y Muratof, disintiendo a veces, convienen en la inspiración italiana y lo atribuyen a la escuela ruso-bizantina de Novgorod, entre los siglos XIV y XV. En Rusia las Metsnaia ikona (imágenes de asiento) o Poklonnaia ikona (imágenes grandes) estaban fijas en el Iconostasio. Las Vírgenes de la Pasión (nuestro cuadro) eran imágenes de la devoción íntima y se llamaban Domovaia (imagen doméstica) o Molennaia ikona (imagen pequeña).
SIGNIFICADO Las iniciales al lado de la corona de la Madre la identifican como la “Madre de Dios”. Las iniciales al lado del Niño “ICXC” significan “Jesucristo”. Las letras griegas en la aureola del Niño: owu significan “El que es”, mientras las tres estrellas sobre la cabeza y los hombros de María santísima indican su virginidad antes del parto, en el parto y después del parto.
Las letras más pequeñas identifican al ángel a la izquierda como “San Miguel Arcángel”; el arcángel sostiene la lanza y la caña con la esponja empapada de vinagre, instrumentos de la pasión de Cristo. El ángel a la derecha es identificado como “San Gabriel Arcángel”, sostiene la cruz y los clavos. Nótese que los ángeles no tocan los instrumentos de la pasión con las manos, sino con el paño que los cubre.

Cuando este retrato fue pintado, no era común pintar aureolas. Por esta razón el artista redondeó la cabeza y el velo de la Madre para indicar su santidad. Las halos y coronas doradas fueron añadidas mucho después. El fondo dorado, símbolo de la luz eterna da realce a los colores más bien vivos de las vestiduras. Para la Virgen el maforion (velo-manto) es de color púrpura, signo de la divinidad a la que ella se ha unido excepcionalmente, mientras que el traje es azul, indicación de su humanidad. En este retrato la Madona está fuera de proporción con el tamaño de su Hijo porque es -María- a quien el artista quiso enfatizar.

Los encantos del retrato son muchos, desde la ingenuidad del artista, quien quiso asegurarse que la identidad de cada uno de los sujetos se conociera, hasta la sandalia que cuelga del pie del Niño. El Niño divino, siempre con esa expresión de madurez que conviene a un Dios eterno en su pequeño rostro, está vestido como solían hacerlo en la antigüedad los nobles y filósofos: túnica ceñida por un cinturón y manto echado al hombro. El pequeño Jesús tiene en el rostro una expresión de temor y con las dos manitas aprieta la derecha de su Madre, que mira ante sí con actitud recogida y pensativa, como si estuviera recordando en su corazón la dolorosa profecía que le hiciera Simeón, el misterioso plan de la redención, cuyo siervo sufriente ya había presentado Isaías.

En su doble denominación, esta bella imagen de la Virgen nos recuerda el centralismo salvífico de la pasión de Cristo y de María y al mismo tiempo la socorredora bondad de la Madre de Dios y nuestra.

Los papas han tenido siempre particular devoción al cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Pío IX lo regaló a los católicos de Zitomir (Rusia), que le pedían una de las Vírgenes más veneradas en Roma. León XIII se la dio a los misioneros de la Asunción que partían para Bulgaria. San Pío X la regaló a la emperatriz abisinia Taitú. Benedicto XV la tenía sobre su trono; para el 50 aniversario de la exposición al culto del prodigioso cuadro acuñó, a sus expensas, una medalla conmemorativa con su busto y la imagen del Perpetuo Socorro. Pío XI la puso en el escudo de la misión pontificia para socorrer a los niños hambrientos de Rusia. Hoy se la considera como símbolo de enlace entre la Iglesia romana y las Iglesias orientales disidentes, para la unión. Es cosa menos que interminable enumerar las naciones y centros en que a la Virgen del Perpetuo Socorro se le tributa culto especial. Baste decir que se halla extendida su devoción por las cinco partes del mundo. Sólo destacaremos las formas más significativas de este culto.

Existe la Archicofradía de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de la que Pío IX quiso ser el primer archicofrade, encabezando las listas. También lo fue Alfonso XIII, cuya curación, en una gripe infantil, se atribuyó a una estampa de la Virgen colocada en su cuna. La Archicofradía tiene una sección especial: la Súplica Perpetua, por la que los socios se comprometen a orar media hora todos los meses ante el cuadro. Está también en plena vitalidad la Visita Domiciliaria por medio de capillas portátiles. En muchos países extranjeros existe la Novena Perpetua, sobre todo en los pueblos anglosajones, originaria de los Estados Unidos, que celebra una función religiosa como de media hora un día a la semana, durante todo el año. Pero esa función se repite, como en San Luis (Estados Unidos) once veces por día, para dar entrada a las oleadas de devotos. Estos, en la iglesia de Boston, no bajan de 20.000 el día semanal de la novena. El centro de Manila es asombroso. En Baclarán, barrio de la capital, se ha construido una iglesia capaz para 12.000 personas. En los días de Novena Perpetua el municipio organiza servicio especial de tranvías y autobuses, con un promedio de 60.000 asistentes en los siete ejercicios al día. El delegado apostólico, monseñor Panico, decía: “La Novena Perpetua es la gracia más grande que Dios ha dado a Filipinas después de su conversión al cristianismo". A estas Novenas Perpetuas asisten muchos no católicos. El padre Juan Herat, oblato de María Inmaculada, decía que, en su parroquia de Colombo, asistían los miércoles de la Novena 30.000 personas entre católicos, hindúes, budistas, mahometanos, parsis y protestantes. Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Alemania, Inglaterra la tienen en la mayor parte de sus iglesias. Son cientos de miles los lugares misionados adonde se ha llevado el cuadro y su devoción. Varios cientos de miles suman los ejemplares de las revistas de su nombre. Los altares erigidos en su honor son innumerables. Un cronista extranjero contaba por el año 1916 unos 1.200 altares sólo en pueblos de Andalucía. En España, además de la devoción privada que todo español conoce, tiene esta Virgen el homenaje de instituciones públicas de que es ella Patrona, así: Sanidad Militar, Colegios Médicos, Beneficencia Municipal de Madrid, en el Ministerio de la Gobernación, Asociación Mutua de Socorros, el Seguro Español, Mutualidad de Peritos del Ministerio de Agricultura, Ministerio de Hacienda. En Méjico y en las naciones de Centro y Sudamérica florece la devoción en prácticas piadosas y frutos de bendición, como en cualquier nación europea.

No basta la distancia remota de los pueblos para limitar su devoción. A principios de siglo unos misioneros austriacos, en misión rodante por el Transiberiano, llevaron el cuadro desde Moscú a VIadivostok. En Africa lo presentan al culto los misioneros del Alto Níger (franceses), del Congo (belgas), de Africa del Sur (ingleses). También en Oceanía los misioneros de Nueva Guinea. Siete catedrales de Australia y Nueva Zelanda celebran la Novena Perpetua. En Newcastle (Oceanía) cinco estaciones radiofónicas comerciales transmiten la Novena Perpetua. En 1948 el padre Henry, oblato de María Inmaculada, llevaba el cuadro al Polo Norte, al 70º de latitud, península de Boothia.

Como se ve, esta devoción tiene un marcado carácter universalista, con un fruto abundante de conversiones.

RODRIGO BAYÓN, C. SS. R.


ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL SOCORRO

Oh María, Madre bendita del Socorro, concededme que siempre pueda invocar vuestro dulcísimo Nombre porque él es ayuda del que vive y salud del que muere. Oh, Virgen Santísima del Socorro, haced que vuestro nombre sea de hoy en adelante la respiración de mi vida. Señora y Madre mía, no tardéis en socorrerme siempre que os llame, ya que en todas las tentaciones que han de combatirme, en todas las necesidades que se me presenten yo no quiero nunca dejar de llamaros, exclamando siempre: María, Madre mía. ¡Qué alivio, qué dulzura, qué confianza y qué ternura siente mi alma con sólo invocar vuestro nombre y con sólo pensar en Vos! Mil gracias doy a Dios por haberme dado para mi bien este nombre tan dulce, tan amable y tan poderoso; y V os, oh portentoso Señor de los Milagros, concededme que escudándome bajo el nombre y la protección de la Virgen Santísima del Socorro, merezca, por su intercesión, verme libre de todo peligro y de todo mal en la tierra, a fin de poder bendecir su nombre y adoraros a Vos en la eterna bienaventuranza. Así sea.

jueves, 25 de junio de 2009

SAGRADO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

El Jueves siguiente a la Octava del Corazón de Jesús, la Iglesia Católica celebra la fiesta del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús.
Esta fiesta fue instituida por el Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos, con fecha 9 de Noviembre de 1921.

La Eucaristía es la prueba más palmaria del amor que Jesús tuvo y sigue teniendo a los hombres. En ella tenemos el memorial de su Pasión y el amor viviente de Jesús, que a diario se aplica a nuestras almas, pues Él mismo está corporalmente presente en todas partes del globo.

Por eso la Iglesia honra de un modo especial al Sagrado Corazón de Cristo Jesús en esta manifestación de amor que compendia todas las demás. "La razón particular y el objeto de esta fiesta, que tiene su oficio y misa propios, es conmemorar el amor de Nuestro Señor Jesucristo en el Sacramento de la Eucaristía. Quiere la Iglesia por este medio excitar más y más a los fieles a que se acerquen confiados a este santísimo Misterio, y que los corazones ardan cada día más y más en las llamas de divina caridad que abrasaban al Sagrado Corazón de Jesús, cuando, por su infinito amor, instituyó la Santísima Eucaristía, en que ese mismo Divino Corazón los guarda y los ama, viviendo y morando con ellos, como ellos viven y moran en Él. Porque en este Sacramento de la divina Eucaristía, Jesús se ofrece y se da a nosotros como víctima, y compañero, y alimento y viático, y prenda de la gloria futura" (Benedicto XV, 9 de noviembre de 1921).


Santa María, primera adoratriz del Corazón eucarístico de Jesús, ruega por nosotros.

lunes, 22 de junio de 2009

"REINARÉ EN ESPAÑA" (Incluso en su escudo)

Buscando una imagen que definiese mejor la promesa del Sagrado Corazón de Jesús al venerable Bernardo de Hoyos "Reinaré en España", encontramos este hermoso afiche diseñado en 1939 con el patrocinio del Generalísimo Francisco Franco. Las razones sobran.
  

EL ECUMENISMO ES MUERTE DE LA IGLESIA

Entre herejes y cismáticos, Juan Pablo II abre el Jubileo del año 2000. El Catolicismo está en peligro por culpa de las naciones.

Si están indignados como yo por causa del mal llamado "diálogo interreligioso" que ha impulsado la Iglesia desde la nefasta influencia del conciliábulo Vaticano II, pero no tienen fundamentos claros y sólidos, les dirijo estas líneas cargadas de sabias razones para oponerse a la influencia de la religión falsa.

Desde el conciliábulo Vaticano II, la Iglesia Católica ha dado muerte y sepultura a las palabras de los Papas Pío X y Pío XII, que pregonaban que no se acepta la unión si los perjudicados son los valores fundamentales. Además, la Iglesia se arrodilló a la influencia de herejes (protestantes), cismáticos (ortodoxos) y a la sinagoga de Satanás (judíos).

La Misa del Nuevo Orden que elimina el concepto de la Misa como Sacrificio reemplazó el gran Sacrificio del Calvario que se renovaba cada día en la Misa Tridentina Latina tradicional. El altar se convirtió en una mesa parecido a los servicios religiosos protestantes, y el sacerdote estaba de pie con su espalda al Sacramento. Eso por influencia herética.

Además, se dieron cosas nefastas para la Iglesia Católica, como que el papa Juan Pablo II pidió perdón por lo que sufrieron los judíos a lo largo de su historia. Una franca muestra de debilidad y de rebelión contra Dios, porque los judíos fueron los que dieron muerte a Nuestro Señor Jesucristo y declararon "Su sangre caiga sobre nosotros y nuestros hijos". Por esta razón, todo lo que padecieron los judíos era un castigo merecido por su rebeldía y pecado, no crímenes de la Iglesia.

De ahí que pedir perdón por crímenes que uno no ha cometido es muestra de debilidad y de masoquismo.

También indigna que el Santo Sacrificio de la Misa Tridentina fuera remplazado por una imitación barata del culto protestante, y que el Altar haya desaparecido como tal.

Lo peor del cuento es que los judíos en el Talmud hablan mal de Nuestro Señor y de su Santísima Madre, porque dice ahí que Jesús era un hechicero y que su Madre cometió adulterio con un soldado romano. ¡¿No es eso reprochable?!

En conclusión, reitero que NO SE PUEDE tolerar a otro cuando hablan mal de uno y de lo que uno cree.

¡Católicos del mundo, únanse contra el demonio! ¡Muerte a la sinagoga de Satanás! ¡Que arda el Talmud en el infierno! ¡Cero tolerancia! ¡Muerte a la herejía! ¡Profanen la tumba de Lutero! ¡Dios lo quiere! ¡Viva el Papa!

sábado, 20 de junio de 2009

CARTA ABIERTA A LOS LAICOS

En días recientes, un sacerdote me dijo: si nos diste un mandato, actúa con justicia. Quiere decir que también exhorte a los laicos con la misma fuerza que tuve cuando me dirigí a los clérigos.
Hermanos laicos:
A ustedes también me dirijo con fuertes palabras puesto que ahora, debido a que entre ustedes hay algunos que por tener don de profecía y milagros creen que tienen más autoridad que el Papa y todos los obispos y sacerdotes juntos, generando divisiones entre los fieles.
Ustedes bien saben que en estos últimos tiempos hay que pedirle al Espíritu Santo que les otorgue el don del santo discernimiento, porque hay muchos que dicen ser obradores de milagros pero algunos son mensajeros de Satanás, pues el demonio también puede hacer prodigios y señales en la tierra y en los cielos.
Les repito con el Apóstol San Pablo: "Examinadlo todo y quedaos con lo bueno". (I Tesalonicenses V, 21).
Manténganse sujetos a la autoridad de los sacerdotes y oren mucho por ellos, porque el demonio los va a atacar furiosamente sabiendo que le queda poco tiempo. Oren también pidiendo la victoria de los Santos corazones de Jesús, María y José.
Bendiciones:
† Jorge de la Compasión

jueves, 18 de junio de 2009

EXHORTACIÓN A TODOS LOS SACERDOTES

Hoy, con motivo de la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo como Sumo y Eterno Sacerdote, quiero dar a todos los presbíteros un serio llamado a que cumplan fielmente los mandamientos de Dios y las enseñanzas del Magisterio de nuestra Santa Iglesia Católica. También que vivan de acuerdo a la dignidad que han recibido cuando el señor Obispo les impuso las manos el día de su ordenación, es decir, que no dén escándalos para que los laicos no tengan al sacerdocio por el suelo y los herejes y cismáticos no ofendan a Dios por causa de los crímenes de algunos.

Nuestro Señor está muy indignado contra el clero moderno porque han abandonado el uso de la sotana y han dado de mano con la dignidad sacerdotal. Y está furioso porque el mal ejemplo que ha dado el "padre" de Miami (Alberto Cutié) está haciendo que muchos se aparten de la Fé.

La Bienaventurada Virgen María advierte que habrá una división entre ustedes: los que permanezcan fieles a la Revelación serán perseguidos por sus propios hermanos en el ministerio. El Papa tendrá que huir al exilio por culpa de algunos cardenales que lo rodean. Pero también hay una luz de esperanza para estos tiempos peligrosos: el Arcángel San Miguel reconquistará el Vaticano y el Papa volverá triunfante a la Sede Apostólica.

Por último, unas recomendaciones: Vistan diariamente la sotana, para demostrar que no son del mundo. Celebren la misa como está dispuesto en el Santo Concilio Dogmático de Trento y den buen ejemplo a los fieles.

Su hermano en Cristo y María,

† Jorge de la Compasión.

martes, 16 de junio de 2009

EL CONCILIÁBULO VATICANO PROFANA LA EUCARISTÍA


Tomado de ESCANDALOSA CELEBRACION DE CORPUS CHRISTI EN LINZ (de SANTA IGLESIA MILITANTE)

Sé que el conciliábulo Vaticano ha traído males a la Iglesia, pero esto es el colmo de los colmos. En un lugar de Austria de cuyo nombre no sé ni me interesa saber, un "sacerdote" celebró el Corpus Christi con una "custodia" compuesta de una pinza y pan de legos (común). Si eso les indigna tanto como a mí, exijamos a Roma que ponga de baja a ese sacrílego.

"Les dí pan de ángeles, y ellos me dan de legos. ¿En qué te ofendí, oh pueblo mío, para que me utrlajes de esta forma?"

domingo, 14 de junio de 2009

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES DE PRADO NUEVO (El Escorial)

"Vosotros, todos los que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor semejante al dolor que me atormenta, con el que Yahveh me ha herido el día de su ardiente cólera". (Lamentaciones de Jeremías I, 12).

Nuestra Señora de los Dolores de Prado Nuevo (Elvira Soriano Manchón)
 
Tristemente, muchos católicos que dicen amar a la Virgen María, satanizan algunas de sus advocaciones y desean la muerte del (o los) vidente(s) y de sus devotos. Esto se ha dado en el caso de la advocación mariana de Nuestra Señora de los Dolores de Prado Nuevo (España), donde muchos critican a los devotos y calumnian a Luz Amparo Cuevas (receptora de las apariciones).
  
Para hablar de este tema conviene conocer la historia de esta aparición de Nuestra Señora.
 
Todo empezó el 14 de Junio de 1981, domingo de la Santísima Trinidad. Luz Amparo Cuevas, persona sencilla y humilde, casada y madre de 7 hijos, recibía en Prado Nuevo, (El Escorial- Madrid-España), encima de un fresno, la aparición de la Santísima Virgen, dejándole el siguiente mensaje:
"Soy la Virgen Dolorosa. Quiero que se construya en este lugar una capilla en honor a mi nombre; que se venga a meditar de cualquier parte del mundo la pasión de mi HIJO, que está muy olvidada. Si hacen lo que yo digo, el agua de esta fuente curará. Todo el que venga a rezar aquí diariamente el Santo Rosario será bendecido por mí. Muchos serán marcados con una cruz en la frente. Haced penitencia. Haced oración".
 
Este mensaje fue más tarde completado por la aparición, el 24 de Junio de 1.983, con estas palabras: "Fundad casas de amor y misericordia para los pobres. Hay muchos, muchos que necesitan que se les hable la Palabra de Dios." A este primer mensaje le siguieron muchos más. Se sintetizan algunos de ellos: "El mundo está necesitado de almas víctimas, hijos míos, no solo hay que ser cristiano de nombre, sino practicantes. Muchos rezáis con los labios, pero la oración no sale del corazón. Quiero que la ORACIÓN salga del corazón, porque llegarán a las Moradas." (18-9-83) "Lo que os pido es humildad para poder salvar a las almas. Hay que dar ejemplo, hijos míos: con la humildad y vuestra pureza podréis salvar a la humanidad". (26-5-84) "Amad a vuestros semejantes, hijos míos, porque si no amáis a vuestros semejantes, no amáis a Dios, porque Dios está en cada uno de vuestros semejantes". (31-5-84)
 
En la mañana del 26 de Mayo de 1.983, hallándose Luz Amparo Cuevas sola, rezando ante el árbol y la pequeña estampa de la Virgen, que los devotos habían puesto en él, Luz Amparo recibe una cruel agresión por parte de tres encapuchados, dos hombres y una mujer. La desnudan, la arrastran por el suelo, llenan su boca con una piedra para que no grite... "Te vamos a ahorcar en un árbol a ver si la Virgen viene a salvarte", le dicen, "Tienes que decir que todo esto es falso."... "¿Pero cómo voy a decir que es falso siendo verdad?" Un fuerte ruido les hace huir. Amparo tiene que ser hospitalizada y guardar cama varias semanas para recuperarse y curar las heridas. Con el inicio de los años noventa, brota una triple y hostil alianza contra estas apariciones de la Virgen. Se encuentra en este grupo el alcalde socialista Mariano Rodríguez, el administrador de la finca de Prado Nuevo donde está situado el "árbol" Tomás Leyún y el párroco de El Escorial, Don Pablo Camacho Becerra. Entre los años 1992 y 1995, Luz Amparo Cuevas y las personas que seguían asistiendo a Prado Nuevo sufrieron una pertinaz persecución y agresión por parte de un grupo hostil, (supuestamente alentados por la "alianza tripartita"), del pueblo de El Escorial, que terminó con el cierre por parte del Ayuntamiento de la finca. Más adelante, Don Pablo Camacho, estando hospitalizado por una enfermedad grave, reconoce al periodista Neftalí Hernández: "Debo confesarle, amigo Neftalí, que era yo quien instigaba toda aquella estrategia de acoso y persecución." El cambio de signo político del Gobierno Municipal propició la apertura de la finca y la vuelta al rezo del Rosario junto al árbol. (15-9-1995) Prado Nuevo es hoy un lugar privilegiado de oración y recogimiento al que acuden miles de personas para conseguir las más diversas gracias celestiales y fortalecer su espiritualidad. El fruto de tanto raudal de gracias lo experimentan no pocos peregrinos, pero la señal más luminosa la tenemos en las vocaciones salidas de Prado Nuevo. El día 15 - 7 - 2000 fueron consagrados en la Catedral de Toledo 3 nuevos Presbíteros. Posteriormente se han ordenado dos más. Ya son siete los sacerdotes ordenados que obtuvieron su vocación gracias a Prado Nuevo. En el Seminario hay más chicos siguiendo sus mismos pasos. A todo esto hay que unir las Asociaciones nacidas y autorizadas por el Iglesia de Seglares Reparadores, de la Fundación Pía para el cuidado de ancianos y necesitados y de más de 80 novicias que se preparan para atender esta Obra. El primer sábado de cada mes, a petición de la Virgen, es un día muy especial. El Rosario de ese día es seguido por personas procedentes de los más diversos puntos de España y Europa. Es el día que, por medio de Luz Amparo, la Santísima Virgen da las Bendiciones.
 
¿QUIÉN ES LUZ AMPARO CUEVAS?

Luz Amparo Cuevas Arteseros con la Corona de Espinas
 
Luz Amparo Cuevas nació en la provincia de Albacete el 13 de Marzo de 1.931. Casada y madre de siete hijos. Residió en San Lorenzo de El Escorial. Apenas sabía leer y escribir. Gravemente enferma de corazón, sanó en una peregrinación a Lourdes. Su marido, de poca salud, cultiva un huerto y es portero suplente en la casa donde Amparo trabaja de asistenta.
 
Criada en suma pobreza, sacrificio y duro trabajo, desde niña, sin saber rezar, invocaba filialmente a la Stma. Virgen. Siempre ha sentido tierno amor compasivo hacia el prójimo necesitado. Afirma ella que, aunque suponía ha de haber un Ser Supremo, vivía despreocupada de sus deberes religiosos que no practicaba. Pero, a mediados de noviembre de 1.980, oye una voz que le dice: "reza por la paz del mundo y por la conversión de los pecadores. Amaos los unos a los otros. Vas a recibir pruebas de dolor". Efectivamente, comienza a sangrar por la frente y las manos sintiendo agudos dolores y clama: "Pero ¿qué es esto?". Se le muestra el Señor clavado en la cruz y le dice: "Hija mía, esto es la Pasión de Cristo. La tienes que pasar entera". Dice Amparo: "Yo no lo resisto". Le arguye Él: "Si tú en unos segundos no lo resistes, ¿cuánto pasaría Yo, horas enteras en una cruz, muriendo por los mismos que me estaban crucificando? Puedes salvar muchas almas con tus dolores". Le pregunta Jesús si acepta, y ella responde: "Con vuestra ayuda, Señor, lo soportaré". Desde este momento Amparo es otra: al mismo tiempo que intensifica ejemplarmente su vida espiritual, se multiplican en ella tan raros como extraordinarios fenómenos: sangraciones por la frente, ojos, boca, un hombro, espalda, costado, manos, rodillas, pies; unas veces con llagas visibles, otras con sangre sin llagas y otras sin llagas y sin sangre, pero con el correspondiente agudo dolor, según la escena de la pasión que contempla. Se le ha visto en relieve un corazón en el centro del pecho, sangrante atravesado por una espada en figura.- Apariciones del Señor, de la Virgen y de ángeles.- Intenso aroma como de rosas percibido de lejos y como a oleadas.- Idioma desconocido.- Bilocación.- Repetidos mensajes.- Profecías.- Multiplicación de alimentos.- Signos en el cielo.- Numerosas conversiones.- Levitación.- Comunión mística.- Inexplicable grabación de cintas magnetofónicas.- Curación de ajenas dolencias tomándolas en sí misma, etc. Varios de estos fenómenos son muy recientes.
 
En cuanto a los ataques de sus enemigos, parece que el Señor permite al "Poder de las tinieblas" actuar contra ella, ya por el mismo diablo, ya por quienes la insultan, se burlan de ella y de estas cosas, y la calumnian con palabras por ella oídas o por escritos. Pero también parece que el Señor le tiene anunciado todo esto y le da paciencia para soportarlo.
 
CONTENIDO DE LOS MENSAJES RECIBIDOS POR AMPARO
Desde su conversión, Amparo considera su ideal preferente ayudar a Jesús a salvar almas. Es lo que entiende que le pide el Señor con tan variados carismas. Así lo expresa sus mensajes recibidos en éxtasis frecuentemente muy dolorosos.
 
Veamos el principal contenido de tales mensajes. El Señor y la Virgen instan a los hombres a convertirse; de no hacerlo, vendrá un gran castigo. - Se quejan de los pecados de blasfemia, impureza, incredulidad, hipocresía, ingratitud, difusión de doctrinas falsas, incumplimiento de votos religiosos, desamor al prójimo. - En algunos sacerdotes: vida impura, abandono de la oración y del vestido distintivo.- Recepción sacrílega de la sagrada Eucaristía; no se cree en la presencia real; olvido del Sagrario.- No hay agradecimiento ni compasión para el Corazón de Jesús al que se rechaza.- Ofensas a la Stma. Virgen. Se inculcan la Confesión sacramental y la dirección espiritual.- Se pondera el poder impetratorio del santo Rosario cuya devota recitación diaria se recomienda.- La Virgen promete asistir en la muerte a quienes lo rezan diariamente y comulgan los primeros sábados.- Aconseja algo de meditación sobre cada misterio.- Se piden sacrificios para que se salve el mayor número posible de almas.- El dolor es camino ordinario para el cielo.- Comunión los primeros viernes y sábados y también diaria.- Se inculcan repetidamente la humildad y la obediencia. Se insiste en la necesidad y el poder de la oración.- Orar por los que no oran y hacer penitencia por los que no la hacen.- Pedir mucho por España, especialmente por el País Vasco y por todo el mundo.-- Acudir al Padre Eterno. La Virgen nos protegerá siempre.-- Pedir por la conversión de Rusia y por el Papa que va a sufrir mucho.- Oración especial por los sacerdotes.- Rezar por los pecadores y los incrédulos. Ha tenido visiones del cielo y del infierno.- Vida eterna feliz sobre los astros.- La Virgen Dolorosa está siempre pidiendo misericordia por nosotros. Dice la Virgen que se ha manifestado en varios lugares de España, pero que no creen en Ella. Con sus lágrimas está deteniendo el castigo que provocan nuestros pecados.- No hacemos caso de sus avisos.- El Señor y la Virgen dan sus mensajes valiéndose de los más incultos y humildes para que se vea que no son falsos, que son de Dios.-
 
A mediados de junio de 1981 la Virgen Dolorosa, sobre la copa de un fresno, junto a la fuente, en Prado Nuevo, le ha dicho:
"Soy la Virgen Dolorosa. Quiero que se construya en este lugar una capilla en honor de mi nombre. Que se venga a meditar la pasión de mi Hijo que está completamente olvidada. Si se hace lo que Yo digo, habrá curaciones: este agua curará... Haced penitencia, haced oración. El castigo está muy próximo. Será el juicio de las naciones, el día del Creador. Si no hacemos caso de la Virgen, no habrá trabajo, habrá muchas miserias, sobre todo en España. Los que están en gracia de Dios, que no teman no les afectará en nada el castigo que enviará el Señor. Di a todos que procuren hacer apostolado en cualquier parte del mundo; que necesitan muchas almas el mensaje de su Madre celestial. Haced, hijos míos, haced muchos sacrificios por los pecadores. Muchos están en el infierno porque no han tenido quien rece por ellos. Haced caso. Mandad mis mensajes por todo el mundo. Sé humilde. Sin humildad no se ganan almas.
  
Muchos creen que esto tuyo es obra de Satanás. No lo creas, hija mía, Satanás destruye, no construye. Para darles las moradas celestiales a las almas su Padre misericordioso está esperando que se conviertan. Me están crucificando diariamente por su falta de amor a los demás. Por su impiedad, Dios va a castigar sin piedad. 
  
Llamo a los que han sido humillados, calumniados por mi causa. Hijos míos, estoy en vosotros ¿a quién podéis tener miedo? Tenéis que ser fuertes. Date cuenta, hija mía, de que Yo estoy con todos los que tienen buena voluntad. Y, estando Yo, nada temáis. Reparemos ¡pobres almas, qué pena me dan! Estoy día y noche en el Sagrario por todos. Me encuentro allí presente como el mejor de los padres, como el amigo más fiel, con un amor inmenso ¡Pobres pecadores! No merecen estos sacrificios tuyos, míos y los de tantas almas escogidas para su salvación. Tú, hija mía, no te alejes de Mí. Te espero día y noche, Dame consuelo. Abandónate en Mí y diles a todos que los espero, que quiero salvarlos a todos con mi Corazón. Que visiten a su Prisionero. Sé humilde. No te abandones. Haz penitencia por los pobres pecadores. Adiós, hija mía, te doy mi santa Bendición".
  
OTROS MENSAJES 
«Haced apostolado por todas las parte del mundo, hijos míos, extended los mensajes, hijos míos ¡Cuántos se ríen de mis mensajes, hijos míos! Llevadlos por todos los rincones de la tierra». La Virgen, 1 de Octubre de 1983.
 
«Os prometí que todos aquellos que hagan todos los días una visita al Santísimo, y que confiesen los primeros sábados de mes sus culpas y comulguen, y recen el santo Rosario; os prometí, hijos míos, que os preservaría del fuego del Infierno.
 
Pues ahora, hijos míos, os voy a prometer otra cosa: Todos aquellos que cumplan con todas estas cosas, pasarán también por el Purgatorio; pero no irán a pasar las penas de Purgatorio, sino sólo a ver las penas de las que se han librado cumpliendo estas cosas. Por eso, sin sufrir tales penas, entrarán en las moradas celestiales». La Virgen, 3 de Diciembre de 1983.
 
«Lo que os pido es humildad para poder salvar a las almas. Hay que dar ejemplo, hijos míos: con la humildad y vuestra pureza podréis salvar a la humanidad». La Virgen, 26 de Mayo de 1984.
 
«Amad a vuestros semejantes, hijos míos, porque si no amáis a vuestros semejantes, no amáis a Dios, porque Dios está en cada uno de vuestros semejantes». La Virgen, 31 de Mayo de 1984.
 
«Dios Padre perdona a todo el que pide perdón; está con los brazos abiertos esperándoos a todos, hijos míos. Acercaos al sacramento de la Confesión». La Virgen. 21 de Junio de 1984.
 
«No os abandonéis en la oración (...). Pedid gracias, hijos míos, que, si vuestras oraciones salen de dentro de vuestro corazón, todo lo que pidáis se os concederá». La Virgen. 5 de Abril de 1986.
 
«Todos los que acudáis a este lugar recibiréis gracias especiales y muchos seréis sellados con este sello especial (la Cruz), el sello de los escogidos». La Virgen, 2 de Abril de 1988.
 
«Venid a María, que María es el camino recto y seguro para ir a Jesús. Dios Padre me ha puesto como camino de salvación, como puerta del Cielo, para que todos entréis por mí para ir a Jesús». La Virgen. 6 de Agosto de 1988.
 
«Prometo a todos los que hayan acudido a este lugar, en el momento de su agonía manifestarme con todos los ángeles del Cielo, santos y bienaventurados». El Señor, 1 de Julio de 1989.
 
«Amad a la Iglesia, hijos míos; cuanto más améis a la Iglesia más amaréis a Cristo. Cristo dio su vida por la Iglesia y para la Iglesia». La Virgen. 7 de Abril de 1990.
  
«Hijos míos, cuidad este lugar. Este lugar está consagrado; las plantas virginales de María lo han pisado». El Señor. 6 de Octubre de 1990.
 
«El amor es el que prevalecerá en el Cielo. Practicad esa virtud tan importante, la virtud de la caridad. Amaos unos a otros, como está escrito, y practicad los mandamientos». El Señor. 1 de Diciembre de 1990.
 
«Todos aquellos que ayudan a mi Obra les daré un galardón, y ese galardón será la entrada para entrar en el Cielo». El Señor, 5 de Octubre de 1991.
 
«Todo aquel que colabore a esta Obra, yo iré a recibirlo en la hora de la muerte». La Virgen, 5 de Marzo de 1994.
 
«Acudid a este lugar, que recibiréis gracias especiales en vuestros corazones, hijos míos». La Virgen. 3 de Junio de 1997.
  
«Yo prometo que el que acuda a este lugar los primeros sábados de mes, acercándose al sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía, le daré gracias especiales para caminar en la Tierra. Y le aseguro la vida eterna, porque lo conservaré en la luz y no se erderá». El Señor, 7 de Marzo de 1998.
 
«Prometo no desaparecer de este lugar. Mis palabras se acabarán pero mi presencia seguirá». El Señor. 2 de Enero de 1999.
 
"Todos los que acudís a este lugar, hijos míos, recibiréis gracias muy especiales en la vida y en la muerte». La Virgen. 1 de Enero del 2000
 
«Id al sagrario cuando encontréis dificultades, y allí me encontrareis, para daros fuerzas y ánimos para que sigáis adelante». El Señor. 4 de Agosto de 2001.
 
«Acercaos diariamente a la Eucaristía. Fortaleceos de mí, hijos míos. Mi Cuerpo es una verdadera comida y una verdadera bebida; alimentaos de él, hijos míos». El Señor. 5 de Enero de 2002.
 
Fuente: Revelaciones Marianas.com

jueves, 11 de junio de 2009

SERMÓN SOBRE LA EUCARISTÍA

Sermones de Santo Tomás de Aquino, opúsculo 57





Grande e inestimable dignidad dan al pueblo cristiano los inmensos beneficios que de la divina largueza ha recibido. Porque no hay ni hubo jamás tan esclarecida nación, que tuviese dioses tan allegados y vecinos como lo es para nosotros nuestro Dios. Queriendo el Unigénito del Padre celestial hacernos participantes de su divinidad, revistióse de nuestra naturaleza, para que hecho hombre, hiciese dioses a los hombres. Y aun esto que tomó de nuestro linaje, todo lo empleó para nuestra salud y remedio: su cuerpo ofreció como hostia de reconciliación a Dios Padre en el ara de la cruz: su sangre derramó como precio de nuestro rescate, y como agua en que nos limpiásemos de todas nuestras culpas; y para que tuviésemos un continuo recuerdo de tan gran beneficio, nos dejó su Cuerpo y Sangre, para que debajo de las especies de pan y de vino, le recibiesen los fieles. ¡Oh precioso y admirable convite, saludable y lleno de toda suavidad! En él, el pan y el vino se convierten substancialmente en el cuerpo y la sangre de Cristo; y Cristo verdadero Dios y hombre, está debajo de las especies de un poco de pan y de vino. De esta suerte es comido por los fieles, y no es despedazado; antes, dividido el Sacramento, permanece entero en cada partícula. Los accidentes subsisten en él sin la substancia; no hay sacramento más saludable que éste, con el cual se limpian los pecados, se acrecientan las virtudes, y el alma se alimenta con la abundancia de todos los espirituales carismas. Ofrécese en la Iglesia por los vivos y por los difuntos, para que a todos aproveche lo que para la salud de todos fue instituido. Finalmente, la suavidad de este Sacramento nadie puede explicarla; pues en él se gusta la dulzura espiritual. en su misma fuente, y se renueva la memoria de aquélla infinita caridad que mostró Cristo en su Pasión. Y así para que más hondamente se imprimiese en los corazones de los fieles la inmensidad de aquel amor, instituyó este Sacramento en la última cena, cuando después de celebrar la Pascua con los discípulos, iba a pasar de este mundo al Padre: y lo dejó para que fuese memorial perenne de su Pasión, cumplimiento de las figuras de la ley antigua, el mayor de los milagros que obró, y particular consuelo de los que habían de entristecerse con su ausencia. Conviene, pues, a la devoción de los fieles, hacer solemne memoria de la institución de tan saludable y tan maravilloso Sacramento, para que veneremos el inefable modo de la divina presencia en este Sacramento visible y sea ensalzado el poder de Dios, que obra en él tantas maravillas, y se le hagan las debidas gracias por merced tan saludable y regalo tan dulce.

ADORÁMOSTE ETERNAMENTE, ¡OH JESÚS!, VERDADERAMENTE PRESENTE EN LA HOSTIA CONSAGRADA

Hoy Jueves, en la Octava de la Santísima Trinidad, celebramos la Solemnidad del Corpus Christi. En este día se expone en una custodia al Santísimo Sacramento del Altar y le sacan en procesión para que los fieles lo adoremos. Esta fiesta se celebra el Jueves en la Octava de la Trinidad.


Procesión de Corpus Christi (Buenos Aires - Argentina)



HISTORIA DE ESTA CELEBRACIÓN

Tal vez os preguntéis ¿Por qúe la Octava de Corpus? Sobre el origen de la festividad hay varias explicaciones:

Por un lado, se cuenta que en Lieja, Bélgica, una religiosa cisterciense llamada Juliana de Cornillón (1192-1258) tuvo una visión que interpretó como la necesidad de instituir una celebración a la presencia de Jesús en la Eucaristía. Una noche, la luna llena brillaba como plata, pero con una mancha negra; interpretó que la luna representaba a la Iglesia militante en la tierra, que recibe la luz del Sol: Cristo Jesús; la mancha significó para ella la carencia de una celebración litúrgica para la Eucaristía.


Santa Juliana de Cornillón

Juliana de Cornillón presentó petición a las autoridades eclesiásticas, hasta que el Obispo de Lieja Roberto de Theorette en el año de 1246, celebró el primer Corpus. Más adelante, el Papa Urbano IV -quien conocía bien el asunto de Sor Juliana de Cornillón- instituyó la celebración del Corpus Christi para la Iglesia Católica Universal, fijándola el Jueves después de la fiesta de la Santísima Trinidad.


Por otro lado, se cuenta que en el año 1264 el Padre Pedro de Praga, Bohemia, dudaba sobre el misterio de la transustanciación del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en la Eucaristía. Acudió así en peregrinación a Roma para pedir sobre la tumba de San Pedro la gracia de una fe fuerte. De regreso de Roma, Dios se le manifestó de manera milagrosa ya que cuando celebraba la Santa Misa en Bolsena, en la cripta de Santa Cristina, la Sagrada Hostia sangró llenando el Corporal de la Preciosa Sangre.

La noticia del prodigio llegó pronto al Papa Urbano IV, que se encontraba en Orvieto, ciudad cercana a Bolsena. Hizo traer el corporal y, al constatar los hechos, instituyó la Solemnidad de Corpus Christi.

El mismo Papa Urbano IV encargó a Santo Tomás de Aquino la preparación de un oficio litúrgico propio para esta fiesta y la creación de cantos e himnos para celebrar a Cristo Eucaristía. Entre los que compuso está la sublime secuencia “Lauda Sion” que se canta en la Misa de Corpus Christi.

En el año 1290 el Papa Nicolás IV, a petición del clero y del pueblo, colocó la primera piedra de la nueva catedral de Orvieto donde aun se encuentra la sagrada reliquia.

Animada por sobrenatural impulso, santa Juliana de Cornillón trabajó con las autoridades eclesiásticas para que dicha fiesta se estableciera en la Iglesia, y en 1264 el Papa Urbano IV la extendió a la Iglesia universal (Mucho debieron animar al Papa a la institución de la fiesta los varios milagros eucarísticos* confirmando la Real Presencia acaecidos en los últimos años, y sobre todo el más reciente y ruidoso de Bolsena, donde en 1262, celebrando un sacerdote incrédulo la Santa Misa, después de la Consagración manó verdadera sangre de la Hostia empapando los corporales, manteles y mesa del altar); Clemente V, en 1311, la declaró obligatoria para toda la cristiandad, y Juan XXII; en 1316, la completó con una Octava privilegiada y una solemne Procesión.

"Aunque ya se hace memoria (de la institución de la sagrada Eucaristía) en el cotidiano Sacrificio de la Misa, creemos no obstante que, para confundir la perfidia de los herejes, es digno de que, por lo menos una vez al año, se celebre en su honor una fiesta especial. De esta manera se podrán reparar todas las faltas cometidas en todos los sacrificios de la Misa y pedir perdón de las irreverencias en que se haya incurrido durante su celebración y del descuido en asistir a ella...". Así se expresaba el Papa Urbano IV en su bula, indicando a la vez el objeto y el espíritu de esta nueva solemnidad.


Como se ve, todo gira aquí en torno a la idea del Santo Sacrificio de la Misa, que es el objeto principal de la devoción eucarística en general u de la fiesta del Corpus en particular. Es un toque de atención para encarecer la importancia de la Misa, y una fiesta de reparación y desagravio por la defectuosa asistencia, por parte de unos, y la inasistencia, por parte de otros, al augusto Sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo.



¿QUÉ ES LA CUSTODIA?

A la custodia se le llama también ostentorio u ostensorium (del latín ostentāre, "mostrar"). Es una pieza de oro o de otro metal precioso, donde se coloca la Hostia consagrada, para adoración de los fieles.

Sus formas son distintas, pero una de las más comunes es la de sol, de cuyo origen se tienen discrepancias.


Custodia



Historia
Las custodias u ostensorios tienen su origen en la institución de la fiesta llamada del Corpus a mediados del siglo XIII. Pero es muy raro encontrarlas antes del siglo XIV y no se fijan sus formas sino desde ya entrado el siglo XV. Se emplearon para dicho objeto al principio imágenes, cruces, relicarios y ciborios (copones) acomodándolos a su nuevo destino. Pero desde mediados del siglo XV se adoptó la forma de torrecilla o templete ojival (casi siempre de plata) erizado de pináculos y sostenido por una base artística quedando en medio una lúnula o viril de plata u oro para colocar en él visiblemente la hostia. En la época del Renacimiento se construyeron asimismo en forma de templete pero de estilo romano y desde fines del siglo XVI se empiezan a dar las que hoy están más en uso en forma de sol radiante, las cuales en el siglo XVIII llevan círculos de cabecitas de ángeles rodeando al viril central. En España, se estableció a mediados del siglo XV la costumbre de llevar sobre una carroza o ricas andas y sobre un trono la custodia en las procesiones del Sacramento. Pero las carrozas que hoy existen son generalmente de madera tallada y dorada y de estilo churrigueresco del siglo XVIII.


Custodias destacadas

Las mayores y más artísticas custodias del mundo se encuentran en las catedrales de España y entre ellas, destacan en estilo gótico:


  • la de Vic por su antigüedad, ya que data del 1413;


  • la de Toledo, por su riqueza artística;


  • la de Barcelona, por su pedrería,


  • la de Cádiz por su elevación, pues mide cuatro metros.

También son góticas las mayores de Córdoba, Gerona, León, Palma de Mallorca, Salamanca, Sahagún, Toro y Zamora. Y de estilo clásico o renacentista las mayores de Ávila, Alarcón (Cuenca), otra de Cádiz, la de Jaén, Palencia, Santiago de Compostela, Segovia, Sevilla, Teruel, Valladolid y Zaragoza.
Fuera de España, son notables las custodias coloniales de la Colección de Arte del Banco de la República en Bogotá, Colombia. Una de ellas, conocida popularmente como 'La Lechuga', fabricada por José de Galaz en 1707, está adornada por 1.485 esmeraldas, 1 zafiro, 13 rubíes, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas.



REFLEXIÓN

¡Con cuánta solemnidad celebra la Iglesia este santo día! Para él guarda la procesión más solemne del año en la cual es llevado en triunfo Jesucristo Sacramentado, como a Rey de todos los hombres. Desea que nadie se dispense de asistir a ella: sino con grave causa. Pero una vez que asistamos, sea no por humanas miras o respetos que tanto desagradan a Dios, sino por agradecerle de corazón el inmenso beneficio de quedarse entre nosotros hasta el fin del mundo.


ORACIÓN

Oh Dios, que en este admirable Sacramento nos dejaste el memorial de tu Pasión y de tu Cruz, rogámoste nos concedas, que Veneremos los sagrados misterios de tu cuerpo y sangre, de manera que experimentemos continuamente en nosotros el fruto de tu redención. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.



Fuentes: Devoción a la Eucaristía. Fragmentos de "La Flor de la Liturgia", R. P. Andrés Azcárate O.S.B., pag 539, 5ª ed., 1945.


NOTA: Los Milagros eucarísticos serán abordados en el artículo "LA PRESENCIA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN LA HOSTIA CONSAGRADA".

martes, 9 de junio de 2009

LOS COMUNISTAS, ASESINOS

De REACCIÓN CATÓLICA

Imagen de una sesión del juicio contra Duch tomada en febrero / AFP PHOTO





LOS JEMERES ROJOS ASESINARON BEBÉS GOLPEÁNDOLOS CONTRA LOS ÁRBOLES EP/REUTERS



PHNOM PENH (CAMBOYA)

El que fuera director del centro de interrogatorios y torturas del régimen de los Jemeres Rojos en Camboya señaló hoy ante el tribunal que le juzga que le ordenaron ejecutar a los hijos de los detenidos para evitar que buscaran venganza por la muerte de sus padres.


Duch, el primer alto cargo del régimen de Pol Pot (1975-1979) en ser juzgado, afirmó que acepta su responsabilidad en la muerte de niños, que están entre las decenas de miles de personas que fueron ejecutadas en la prisión, pero remarcó que sólo cumplía órdenes.
"Cuando los niños llegaron al centro di la orden de matarles porque teníamos miedo de que esos niños se tomaran venganza", explicó Duch, de 66 años, ante el tribunal auspiciado por Naciones Unidas que juzgará a otros cuatro ex miembros del régimen de los Jemeres Rojos.

Según su testinomio, "tenía que cumplir la política del Partido Comunista" en su gestión de la cárcel S-21, donde aproximadamente 15.000 personas fueron torturadas por ser sospechosas de espiar al régimen o de no acatar el mandato de Pol Pot. Sólo un puñado de personas, algunas de ellas niños, sobrevivieron a la prisión.

Durante la sesión de hoy del juicio contra Duch, el fiscal camboyano preguntó a Duch quién ordenaba a los guardas que mataran a los bebés golpeándolos contra los troncos de los árboles.


"Yo no ordené ese crimen, pero creo que mis camaradas lo hicieron", respondió Duch, cuyo nombre real es Kaing Guek Eav.



Los bebés eran asesinados golpeándoles contra los troncos de los árboles



El ex director de la S-21 se enfrenta a la pena máxima de cadena perpetua si es hallado culpable de los delitos de los que está acusado: crímenes de guerra, crímenes contra la Humanidad, tortura y homicidio.

Se espera que su juicio sirva como testimonio clave en los futuros procesos contra antiguos miembros del régimen, ya que sólo él ha admitido su culpabilidad. Los otros cuatro -el 'hermano número dos', Noun Chea; el ex presidente Khieu Samphan; el ex ministro de Exteriores Ieng Sary, y la mujer de éste y ex ministra de Asuntos Sociales- han negado que tuvieran conocimiento de las atrocidades que se cometieron en Camboya.

GENOCIDIO URBANO


Entre 1975 y 1979 murieron en este país asiático casi dos millones de personas. Fueron ejecutadas o fallecieron por agotamiento en los campos de trabajos forzados o de inanición dentro de una drástica política de reubicación de la población de los principales centros urbanos hacia el campo como una medida determinante hacia el tipo de comunismo que deseaba implantar el líder del régimen, Pol Pot.
Fuente: Diario ABC de España
COMUNICADO DEL COMANDANTE DE LA SANTA CRUZADA
Quien diga que los peores sicópatas han sido los nacionalistas, no es más que un maldito falsario y tiene peor ceguera que el papa Gregorio XVII del Palmar de Troya (España), porque los comunistas cometiron peores crímenes contra la humanidad que Hitler. La muestra está en la noticia anterior.
¡Muerte al comunismo! ¡Viva Francisco Franco! ¡Viva la Contrarrevolución!

BEATA ANA MARÍA TAIGI

Tal vez no hubo en toda Roma, durante el siglo diecinueve, una mujer más notable que Ana María Taigi, la abnegada y trabajadora esposa de un criado y la madre ejemplar de muchos hijos, quien fue honrada con la particular estimación de tres sucesivos Pontífices y cuya pobre casa fue el centro de reunión para muchos de los altos personajes de la Iglesia y el Estado que buscaban su intercesión, su consejo y su opinión, en las cosas de Dios.
 
Beata Ana María Taigi

ANTES DE SU CONVERSIÓN
Ana María Antonia Gesualda nació el 29 de mayo de 1769, en Siena, donde su padre era boticario. La familia perdió sus bienes y, reducida a la pobreza, emigró a Roma, donde los padres de Ana trabajaron en el servicio doméstico en casas particulares, mientras que la joven se internaba en una institución que se encargaba de educar a los niños sin recursos. Quedó huérfana a muy temprana edad pues sus padres fueron detenidos y asesinados por las tropas napoleónicas. A la edad de trece años, Ana comenzó a ganarse el pan con su trabajo. Durante algún tiempo estuvo empleada en una fábrica de tejidos de seda y después entró al servicio de una noble dama en su palacio.
  
Al convertirse en mujer, experimentó una fuerte inclinación por los vestidos ostentosos y el deseo de ser admirada, lo que en ocasiones la puso al borde del mal y, si no cayó en los abismos del pecado fue por sus buenos principios. Además, en 1790, cuando tenía veintiún años, se salvó de las tentaciones al casarse con Domenico Taigi, un oficial del ejército italiano, que servía en el palacio Chigi. Aun entonces seguían atrayéndola las cosas del mundo, pero poco a poco, la gracia se iba adueñando de su corazón y sintió remordimientos de conciencia que la impulsaron a hacer una confesión general. En 1792, con cuatro hijos, enviuda. Ese mismo año ingresa como religiosa en la Orden Trinitaria, dejando a sus hijos en custodia de algunos parientes.
   
ESPOSA Y MADRE EJEMPLAR 
Su primer intento de abrir el corazón ante un sacerdote, chocó con una seca negativa; pero la segunda tentativa tuvo éxito. Encontró la guía espiritual que necesitaba... en un fraile servita, el padre Angelo, quien habría de ser su confesor durante muchos años. El sacerdote se dio cuenta desde un principio que estaba tratando con un alma elegida y ella, por su parte, siempre consideró el momento en que conoció al padre Angelo como la hora de su conversión. Desde aquel día renunció a todas las vanidades del mundo y se contentó con vestir las ropas más sencillas. No volvió a tomar parte en diversiones mundanas, a menos que su esposo se lo pidiera especialmente. Su mayor consuelo y alegría los encontró en la oración, y su generoso deseo de someterse a mortificaciones externas, tuvo que ser moderarlo por su confesor quién lo adaptó a los límites en que no afectara los deberes de su vida diaria como ama de casa. Su marido era un buen hombre, pero de escasas luces y muy quisquilloso; si bien apreciaba las evidentes cualidades de su esposa, nunca pudo comprender los heroicos esfuerzos de Ana por adquirir la santidad ni sus dones especiales. Ella siempre cumplía su deberes cotidianos del hogar con extraordinaria entrega.
 
Con referencia a la época en que la beata comenzaba ya a ser conocida y admirada, Domenico Taigi declaró: “Con frecuencia sucedía que al regresar a casa, la encontraba llena de gente desconocida. Pero en cuanto Ana me veía, dejaba cualquiera, ya fuese una gran señora o tal vez un prelado el que tuviese con ella, se levantaba y acudía a atenderme con el afecto y la solicitud de siempre. Se podía ver que lo hacía con todo el corazón; se habría arrodillado en el suelo a quitarme los zapatos, si yo se lo hubiese permitido. En resumidas cuentas, aquella mujer era una felicidad para mí y un consuelo para todos... Con su maravilloso tacto, era capaz de mantener una paz celestial en el hogar, a pesar de que éramos muchos, de muy distinto temperamento y había toda clase de problemas, sobre todo cuando Camilo, mi hijo mayor, se quedó a vivir con nosotros durante los primeros tiempos de su matrimonio. Mi nuera era una mujer que se complacía en crear la discordia y se empeñaba en desempeñar el papel de ama de casa para molestar a Ana; pero aquella alma de Dios sabía cómo mantener a cada cual en el puesto que le correspondía y lo hacía de una manera tan sutil, tan suave, que no la puedo describir. A veces llegaba yo a la casa cansado, de mal humor y hasta enojado, pero ella siempre se las arreglaba para aplacarme y hacerme alegre la existencia”.
 
La familia que Ana debía cuidar estaba formada por sus siete hijos, dos de los cuales murieron cuando eran pequeños, su marido y sus padres, que vivían con ella. Cada mañana, los reunía a todos para orar; a los que podían. Los llevaba a oír misa y por la noche volvían a reunirse todos para escuchar lecturas espirituales y rezar las plegarias. Ana se preocupaba, sobre todo, de vigilar la conducta de los niños.
 
También tenía tiempo la beata para trabajar en sus costuras con las que, muchas veces, complementó el escaso salario de su marido, y, otras, pudo socorrer a los más pobres que ella, porque siempre fue extraordinariamente generosa y enseñó a sus hijos a serlo.
    
VISIONES Y EXPERIENCIAS MÍSTICAS
Se diría que un trabajo doméstico tan excesivo hubiese monopolizado las energías de cualquier mujer; sin embargo, las obligaciones familiares no la privaban de entregarse a experiencias místicas de gran altura. Ana María Taigi se destacó en su Orden por su piedad y amor a Cristo y la Eucaristía. Además, era visionaria y mística. Para dar una idea de lo que era aquello, recurrimos a las memorias sobre la beata, escritas después de su muerte por el cardenal Pedicini, a quien conoció por intermedio de su confesor y con quien compartió, durante treinta años la dirección espiritual de aquella alma elegida. Muy posiblemente, a través del cardenal se dieron a conocer las excelsas virtudes y dones sobrenaturales de la beata. Desde el momento de su conversión, Dios la gratificó con maravillosas intuiciones sobre sus designios respecto a los peligros que amenazaban a la Iglesia, sobre acontecimientos futuros y sobre los misterios de la fe. Predijo la caída y muerte de Napoleón Bonaparte. Un día se le aparecieron la Virgen María y el Niño Jesús sentados dentro del sol y fue la segunda mujer del siglo XIX en ser estigmatizada (la primera fue la beata Ana Catalina Emmerick). Estas cosas se le revelaron a Ana en un “sol místico” que reverberaba ante sus ojos y en el que vio también las iniquidades que los hombres cometían continuamente contra Dios. En aquellas ocasiones sentía que era su deber dar satisfacciones al Señor por aquellos agravios y ofrecerse como víctima.
 
Por eso sufría Ana verdaderamente agonías físicas y mentales cuando se entregaba a la plegaria por la conversión de algún pecador endurecido. Con frecuencia leía los pensamientos y adivinaba los motivos entre las gentes que la visitaban y, en consecuencia, podía ayudarlas de una manera que parecía sobrenatural. Entre las personalidades que estuvieron relacionadas con ella, debe mencionarse a San Vicente Strambi, a quien ella pronosticó la fecha exacta de su muerte.
 
En los primeros años después de su conversión, Ana María tuvo abundantes consuelos espirituales y arrobamientos, pero más tarde, especialmente durante los últimos años de su vida, sufrió grandemente por los ataques de Satanás. Estas pruebas, aunadas a los quebrantos de su salud y a las murmuraciones y calumnias, le dieron ocasión para mostrar resignación y soportarlas alegremente. El 9 de Junio de 1837 murió, al cabo de nueve meses de agudos sufrimientos, a la edad de sesenta y ocho años.
 
Fue beatificada en 1920 y su sepulcro se encuentra en Roma, en la iglesia San Crisógono, de los padres Trinitarios, en cuya orden la beata era terciaria. Su cuerpo yace en ataúd de cristal para que su cuerpo incorrupto pueda contemplarse.
 
Cuerpo incorrupto de la beata Ana María Taigi

Fuente: Vida de los Santos de Butler, Vol. II.
 
ORACIÓN (dictada por la Virgen durante un éxtasis)
Postrada a vuestros pies, gran reina del Cielo, yo os venero con el más profundo respeto y confieso que sois Hija de Dios Padre, Madre del Verbo Divino, Esposa del Espíritu Santo. Sois la tesorera y la distribuidora de las divinas misericordias. Por eso os llamamos Madre de la divina Piedad. Yo me encuentro en la aflicción y la angustia. Dignaos mostrarme que me amáis de verdad. Os pido igualmente que roguéis con fervor a la Santísima Trinidad para que nos conceda la gracia de vencer siempre al demonio, al mundo y las malas pasiones; gracia eficaz que santifica a los justos, convierte a los pecadores, destruye las herejías, ilumina a los infieles y conduce los judíos a la verdadera fe. Obtenednos que el mundo entero forme un solo pueblo y una sola Iglesia.
 
PROFECÍAS
Sobre el Castigo: “Cinco años antes de la muerte de Pio VII -refiere Mons. Natali- me describió la gran prueba en preparación: las revoluciones se abatirán sobre Roma, los desastres disminuirán por las satisfacciones de los santos. La cizaña será arrancada y luego la mano de Dios volverá a imponer orden allí donde será impotente el esfuerzo humano. Los castigos de la tierra serán mitigados, pero los del cielo serán universales y espantosos. Millones de hombres morirán por el hierro, sea en la guerra, sea en las luchas civiles; otros millones perecerán de muerte imprevista. Después, naciones enteras volverán a la unidad de la Iglesia, muchos turcos, paganos, judíos serán convertidos y su fervor llenará de confusión a los antiguos cristianos. En una palabra, me decía que el Señor quería limpiar el mundo y su Iglesia, para lo cual preparaba un renacimiento milagroso, el triunfo de su misericordia.
 
La tierra rodeada de llamas, la cubren las tinieblas...
 
La misma visión se presentará muchas veces a la beata. Ve a la tierra rodeada de llamas, la cubren las tinieblas, se hunden numerosos edificios, la tierra y el cielo parecen agonizar. La prueba es seguida de un renacimiento universal. Y todo esto ocurrirá cuando parezca que la Iglesia ha perdido todos los medios humanos de hacer frente a las persecuciones” (Mons. C. Sallotti, pág. 159). “No obstante, ve un día que el sol se abre y da paso a torrentes de sangre, mientras la Virgen intercede para detener los castigos preparados. Símbolo de las grandes crisis mediante las cuales Dios iba a purificar a la Iglesia. Parece desencadenarse un espantoso ciclón, el cielo arde, tiembla la tierra, se vislumbran pestes, revoluciones, revueltas, matanzas, batallas, negros aeróstatos recorren el cielo, cubriendo la tierra de fuego y de tinieblas...” (Mons. C. Sallotti, pág. 172).
 
“Los cadáveres de los muertos en los alrededores de Roma serán tan numerosos como los peces dejados en esta ciudad por un reciente desbordamiento del Tiber. Tinieblas pestilentes, pobladas de visiones horrorosas, envolverán la tierra durante tres días. El flagelo de la tierra habrá sido mitigado por las oraciones, pero no el del cielo que será espantoso y universal.
 
Todos los enemigos de la Iglesia, ocultos o aparentes, perecerán en las tinieblas, con excepción de algunos que Dios convertirá después. El aire será apestado por los demonios que aparecerán bajo toda suerte de formas horribles. Los cirios benditos preservarán de la muerte así como las oraciones a la Santa Virgen y a los ángeles. Después de las tinieblas San Pedro y San Pablo descenderán de los cielos, predicarán en todo el universo y designarán el Papa. Una gran luz saldrá de su persona e irá a posar sobre el Cardenal futuro Papa”.
 
“San Miguel Arcángel apareciendo, entonces, sobre la tierra bajo forma humana, tendrá al demonio encadenado hasta la época de la predicación del Anticristo. En ese tiempo la religión extenderá su imperio ‘Unus Pastor’. Los rusos serán convertidos, así como los ingleses y la China , y el pueblo estará en júbilo contemplando el triunfo brillante de la Iglesia” (M. Servant, pág. 234; B. Sánchez, pág. 49). “Habrá una terrible persecución y una desgraciada época donde se verá desenmascarar una multitud de gente que se creía estimable. Italia atravesará muchas y dolorosas pruebas” (M. Servant, pág. 253).

Un doble castigo: uno de parte de la tierra, el otro del cielo “Dios enviará un doble castigo: uno de parte de la tierra, a saber guerra, revoluciones y otros males; el otro del cielo, a saber una oscuridad espesa que impedirá ver a quien quiera que sea. Esta oscuridad será acompañada de una infección del aire, que hará morir, sino exclusivamente, al menos principalmente a los enemigos de la religión. Mientras dure el eclipse será imposible hacer luz. Solo los cirios benditos se dejarán encender y podrán esclarecer. Quien quiera que abra la ventana por curiosidad y mire afuera, o bien salga de la casa, caerá muerto en el acto. En estos días todos deben quedar en su casa, recitando el Rosario e implorando la misericordia Divina...” (M. Servant, pág. 374).

Fuente: El Cruzado

ORACIÓN
Te rogamos, oh Señor, que acompañes a tus fieles con tu divino favor: para que aquellos a quienes mostraste en la beata Ana María un ejemplo de todas las virtudes domésticas, siguiendo sus huellas, Te dignes confirmarlos siempre más en las obras santas. Por J. C. N. S. Amén.

jueves, 4 de junio de 2009

ASÍ DEBEN SER LOS CLÉRIGOS

Tomado de Gabón: el contrapunto a la estupidez de Brasil, que no es cuestión de inculturación de la Fe, publicado en Sector Católico



Esta bella fotografía tomada de hoy de NLM, sirve de contrapunto a la anterior que hemos publicado en SECTOR CATÓLICO y que ilustra, por decirlo de alguna manera, la toma de posesión de un obispo de Brasil. Ésta otra corresponde a la ceremonia de erección de una parroquia encomendada al Instituto de Cristo Rey y en ella aperece el actual titular de la diócesis de Libreville, lugar en el que se sitúa este templo, en el que se celebrarán los sacramentos según la forma extraordinaria del Rito Romano, tal y como establecen las constituciones de este instituto religioso.

Ya se ve que la inculturación de la Fe nada tiene que ver con la pérdida del buen gusto o la renuncia a la Tradición milenaria de la Iglesia, que ha sabido llevar lo mejor de sí misma a las diferentes tierras en las que está presente para llevar el mensaje de salvación de Cristo. Enhorabuena al Instituto de Cristo Rey y a la diócesis de Libreville en su conjunto.
NOTA DEL C. de la I.
Como podemos analizar, aún existen sacerdotes que, como Finees, demuestran gran celo por la fidelidad a la Tradición Apostólica. Y también son dignos de esta palabra de Yahveh: "{...} Él ha sido, de entre vosotros, el que ha sentido celo por mí; por eso no he acabado con los israelitas a impulso de mis celos. Por eso digo: Le concedo a él mi alianza de paz". (Números XXV, 1-12).

LA MAYOR RIDICULEZ

De nuevo, el orbe católico contempla una nueva imagen de uno de sus "pastores" haciendo el más estrepitoso de los ridículos. La fotografía muestra la toma de posesión canónica de la diócesis de San Gabriel de Cachoeira por parte de su nuevo titular, "monseñor" Edson Damian, vestido de indio y empuñando lo que parece un hacha de guerra. Ante lo que muchos nos preguntamos: ¿por qué no aparecerá fumando la pipa de la paz?

Lamentablemente muchos de los prelados brasileños ya no saben qué hacer para mantener la atención de sus fieles, y es que la creciente protestantización de la Iglesia en el país sudamericano es cada día más creciente. Son miles los fieles católicos que la han abandonado en los últimos años para pasar a formar parte de las sectas protestantes, mucho más activas desde el punto de vista proselitista, y al mismo tiempo, mucho más coherentes en sus planteamientos que las acciones de muchos de los prelados católicos en este país.

miércoles, 3 de junio de 2009

LOS SANTOS MÁRTIRES DE LA CASTIDAD: CARLOS LWANGA Y COMPAÑEROS

En estos tiempos, en los que el vicio de la homosexualidad (o sodomía) está rondando por el mundo y aquellos que condenamos esta práctica impía somos cruelmente perseguidos, y algunos martirizados, traigo a todos ustedes la historia de unos santos que prefirieron morir antes que contaminar sus almas con este pecado mortal (porque la sodomía genera condenación en el infierno).

Un ejemplo importante de castidad para estos tiempos son san Carlos Lwanga y sus hermanos (conocidos como los Santos Mártires de Uganda). Vivieron en Uganda, un país africano que ha visto correr ríos de sangre en muchos momentos de su historia.

La evangelización en Uganda comenzó a mediados sel siglo XIX. Los padres Blancos del Cardenal Lavigerie empezaron a misionar ese país y pronto hubo muchos negros convertidos al catolicismo y esta religión les transformó muy notablemente su modo de pensar y obrar.


Santos mártires de Uganda

Y sucedió que el jefe de esa nación, llamado Mwanga, tenía el terrible vicio de la homosexualidad. Y cuando el jefe del personal de mensajeros del palacio José Makasa, se convirtió al catolicismo le hizo saber al jefe que la Biblia condena y prohibe totalmente la homosexualidad y que la llama una "aberración", o sea algo abominable, que va contra la Ley Divina y que es totalmente impropio de la persona humana. Y que el Libro Sagrado dice que "la homosexualidad es un pecado merecedor de la muerte" (Levítico XVIII) y "algo que va contra la naturaleza (Romanos I, 26) y que los que lo cometen no poseerán el Reino de Dios (I Corinios VI, 10). Esto indignó tanto al reyezuelo, que ordenó asesinar a José Makasa el 15 de Noviembre de 1885, y así este llegó a ser el primero de los 26 mártires de Uganda. (Ahora se llama San José Makasa). Otra de las causas del asesinato de José fue haber reprendido al rey por el asesinato del dos misioneros.


Al saber esta terrible noticia, los demás católicos que trabajaban en el palacio real como mensajeros o empleados, en vez de acobardarse, se animaron más fuertemente a preferir morir antes que ofender a Dios.


La segunda víctima fue un pequeño mensajero llamado Denis. El jefe Mwanga quiso irrespetar a un jovencito llamado Mwafa, pero este le dijo que su cuerpo era un templo del Espíritu Santo, y que él se haría respetar costara lo que costara. Averiguó el rey quién le había enseñado al niño estas doctrinas y le dijeron que era otro de los mensajeros, Denis, ¡y le dio muerte! Así este jovencito llegó a ser el segundo mártir San Denis. (Antes de darle muerte, el rey le preguntó: "¿eres cristiano?" y el niño respondió: "Sí, soy cristiano y lo seré hasta la muerte").


Mientras tanto allá en un salón del palacio, el nuevo jefe de los mensajeros, Carlos Lwanga (que había reemplazado a San José Makasa) reunía a todos los jóvenes y les recordaba lo que enseña San Pablo en la S. Biblia, que "los que cometen el pecado de homosexualidad tendrán un castigo inevitable por su extravío" (Romanos I, 18) y les recordaba que "homosexualidad es la tendencia a cometer acciones impuras con personas del propio sexo", y que eso no es amor de caridad que busca el bien de la otra persona, sino que es un "amor de concupiscencia" por el afecto que se siente hacia personas bien parecidas del propio sexo, y que lo que busca es satisfacer sus propios apetitos e inclinaciones anormales hacia las cualidades físicas del otro. Y les narraba cómo las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por una lluvia de fuego por cometer ese pecado, y cómo la Biblia anuncia tremendos castigos para los que lo cometen. Carlos terminaba sus charlas recordando aquellas palabras de Jesús: "Al que se declare a mí favor aquí, yo me declararé a su favor en el cielo".

Con estas instrucciones de Carlos Lwanga, ya todos los jovencitos mensajeros y empleados del palacio real de Uganda quedaron resueltos a perder su vida antes que renunciar a las creencias católicas o perder la pureza de su alma con el pecado de homosexualidad. Y ahora iba a llegar el desenlace fatal y sangriento.

El reyezuelo tenía como primer ministro al terrible brujo Katikiro, el cual estaba disgustadísimo porque los que se volvían cristianos católicos, ya no se dejaban engañar por sus brujerías. Y entonces se propuso convencer al rey de que debía hacer morir a todos los que se declararon cristianos.


El cruel Mwanga reunió a todos sus mensajeros y empleados y les dijo: "De hoy en adelante queda totalmente prohibido ser cristiano, aquí en mi reino. Los que dejen de rezar al Dios de los cristianos, y dejen de practicar esa religión, quedarán libres. Los que quieran seguir siendo cristianos irán a la cárcel y a la muerte".

Y luego les dio una orden mortal: - Los que quieran seguir siendo cristianos darán un paso hacia adelante".


Inmediatamente Carlos Lwanga, jefe de todos los empleados y mensajeros del palacio, dio el paso hacia adelante. Lo siguió el más pequeño de los mensajeros, que se llamaba Kisito. Y enseguida 22 jóvenes más dieron el paso decisivo. Inmediatamente entre golpes y humillaciones fueron llevados todos a prisión.


El Padre misionero no había alcanzado a bautizar a algunos de ellos, y entonces estos jóvenes valientes viendo que su muerte estaba ya muy próxima pidieron a Carlos que los bautizara. Y allí en la oscuridad de la prisión Carlos Luanga bautizó a los que aún no estaban bautizados, y se prepararon todos para su paso a la eternidad feliz, que ya estaba muy cerca.


El reyezuelo los volvió a reunir y les preguntó: "¿Siguen decididos a seguir siendo cristianos?". Y ellos respondieron a coro: "Cristianos hasta la muerte". Entonces por orden del cruel ministro Katikiro fueron llevados prisioneros a 60 kilómetros de distancia por el camino, y allí mismo fueron asesinados por los guardias.


Después de haberlos tenido siete días en prisión en esas lejanías, en medio de los más atroces sufrimientos, mientras reunían la leña para el holocaustos el 3 de Junio del año 1886, día de la Ascensión, los envolvieron en esteras de juncos muy secos, y haciendo un inmenso montón de leña seca los colocaron allí y les prendieron fuego. Entre las llamas salían sus voces aclamando a Cristo y cantando a Dios, hasta el último aliento de su vida.


Por el camino se llevaron los verdugos a dos mártires más, ya mayores de edad. El uno por haber convertido y bautizado a unos niños (San Matías Kurumba) y el otro por haber logrado que su esposa se hiciera cristiana (San Andrés Kawa). Ellos se unieron a los otros mártires (de los cuales 17 eran jóvenes mensajeros) y en total murieron en aquel año 26 mártires católicos por defender su fe y su castidad.


El cruel Katikiro fue fusilado y echado a los perros unos años después en una revolución. El reyezuelo Muanga fue derrotado por sus enemigos y desterrado a terminar sus años en una isla solitaria. Y los 26 mártires de Uganda, con Carlos Lwanga a la cabeza, fueron declarados santos por el Papa Pablo VI, y ahora en Uganda hay un millón de católicos: "La sangre de los mártires, produce nuevos cristianos".

lunes, 1 de junio de 2009

JUNIO, MES DE LOS CORAZONES TRASPASADOS DE JESÚS Y DE MARÍA

Como ya estamos en Junio, mes de los Santos Corazones de Jesús y de María, quise dedicarles estas líneas como homenaje y reparación por los ultrajes que padecen, y promover esta devoción que es necesaria en estos tiempos apocalípticos.
 
1° EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
 
El Sagrado Corazón de Jesús es un símbolo de amor divino. La devoción al Sagrado Corazón de Jesús debe enfocarse en la vida moral de Jesús, especialmente a su amor por la humanidad. También se refiere al amor y a la adoración a Jesús. En las imágenes el Corazón de Jesús se visualiza con una corona de espinas y heridas hacia las que Jesús señala. Este corazón herido simboliza el dolor de Cristo cuando la humanidad rechaza el mensaje de salvación para la humanidad que trae la palabra de Dios. Al incluir la corona de espinas, hace alusión a la forma en que Cristo murió, la cual se hace más evidente al observar las heridas en las manos de Cristo.
 
La devoción al Corazón de Jesús tiene un origen medieval, siendo los escritos de santa Matilde de Hackeborn, santa Gertrudis y la beata Ángela de Foligno uno de los testimonios más antiguos. Sin embargo la fuente más importante de la devoción en la forma en que la conocemos ahora, fue Santa Margarita María Alacoque de la Orden de la Visitación de Santa María (salesas), a quien Jesús se le apareció. En estas apariciones Jesús le dijo que quienes oraran con devoción al Sagrado Corazón de Jesús, recibirían gracias divinas. El confesor de Santa Margarita María Alacoque fue San Claudio de la Colombière, quién creyendo en las revelaciones místicas que recibía, propagó la devoción. Los jesuitas (que en ese tiempo eran de gloriosa memoria) propagarón la devoción por el mundo a través de los miembros de la compañía, y los libros de los jesuitas Juan Croisset y José de Gallifet fueron fundamentales para esta difusión. A pesar de las controversias y de los opositores, entre ellos los jansenistas. Mas los fieles confiaron en la promesa que Jesús hizo a la Santa: "Mi Corazón reinara a pesar de mis enemigos".
  
Santa Margarita María Alacoque, vidente del Corazón de Jesús.

San Claudio de la Colombière, S.I. (confesor de santa Margarita María)
 
A mediados del Siglo XX, el Padre Pío de Pietrelcina, y el Beato León Dehon promovieron y revivieron el concepto de la oración dirigida al Sagrado Corazón de Jesús.
 
Nuestro Señor dijo a santa Margarita María: "Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio".
 
PROMESAS DEL CORAZÓN DE JESÚS
Las promesas hechas por el Sagrado Corazón de Jesús en estas varias apariciones a la Santa, son las siguientes:
  1. A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
  2. Daré paz a sus familias.
  3. Las consolaré en todas sus aflicciones.
  4. Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte.
  5. Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.
  6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano de la misericordia.
  7. Las almas tibias se harán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.
  9. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón se exponga y sea honrada.
  10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones más empedernidos.
  11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
Estas promesas expresan, mejor que otra cosa, el deseo ardiente que N. Señor tiene de ser amado; que se conozcan los tesoros de su Corazón y las gracias que con abundancia derrama sobre los que trabajan por su gloria.
 
Santa Margarita María escribió: “Si se entendiese como Jesucristo desea que se propague esta devoción, todos los cristianos, por muy poco piadosos que fuesen, la practicarían. Puesto que inmensos son los tesoros que el Sagrado Corazón derrama sobre aquellos que se ocupan en hacer conocer esta devoción. Yo no conozco ejercicio de devoción más apto para elevar en breve tiempo a un alma a la más alta perfección que el culto del Sagrado Corazón.
 
Dulce será morir después de haber practicado una tierna y constante devoción al Sagrado Corazón.
 
Condición general para participar de todas estas promesas es la de ser verdaderos devotos del Sagrado Corazón, o sea amarle, honrarle y trabajar cuanto fuese posible, para glorificarle, ensalzarle, teniendo aún expuesta su imagen.
 
Las seis primeras promesas son eficaces para atraer al amor de Jesús y a comunicar las gracias que se refieren particularmente a esta vida. Con estas promesas Jesucristo acuerda sus bendiciones a las familias en las cuales se honrará a su Adorable Corazón con plegarias especiales o donde se tuviere expuesta su imagen.
 
Las otras cinco se refieren a las gracias de orden superior, o sea a las gracias espirituales.

En las promesas los tesoros de gracias están asegurados a todos los devotos del Sagrado Corazón cualquiera sea su estado; puesto que Jesús quiere ser amado por todos los hombres, ninguno está excluido se aquel océano de Misericordia.
 
Ahora bien ya que el Maestro bueno nos ha hecho tantas y tan preciosas promesas, qué empeño no debíamos tener para acercarnos a ellas, y cambiar el amor que Jesús nos tiene. ¡Con qué cuidado debemos propagar, difundir su culto, tener expuesta y venerar en nuestras casas su imagen, participar a todas sus promesas!
 
LA GRAN PROMESA
Además de estas once promesas muy queridas al cristiano, hay una más, hecha en el 1674. Es la duodécima y es la comúnmente llamada la “Gran Promesa” porque es un resumen de todas las demás. Y precisamente de ésta debemos hablar. Mientras la piadosa Religiosa experimentaba dulcísima éxtasis, recogida e inmóvil, con los brazos cruzados sobre el pecho, su rostro irradiado por una llama interior, una luz celestial, vista por ella solamente, sombreó el altar y ella vio al Adorable Salvador en el acto de mostrarle su Corazón. Estaba este divino Corazón revestido por llamas, rodeado por una corona de espinas, traspasado por una profunda herida goteando sangre, sobrepujado por una cruz.
 
Margarita... –así le habló Jesús– Yo te prometo en el exceso de misericordia de mi Corazón, que mi amor todopoderoso concederá a aquellos que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos... la gracia de la Penitencia final; ellos no morirán en mi desgracia, ni sin recibir los Santos Sacramentos, siéndoles mi Corazón refugio seguro en aquella hora postrera.
 
CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS (por santa Margarita María)
Yo N., me dedico y consagro al Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo; le entrego mi persona y mi vida, mis acciones, penas y sufrimientos, para no querer ya servirme de ninguna parte de mi ser sino para honrarle, amarle y glorificarle. Ésta es mi irrevocable voluntad: pertenecerle a Él enteramente y hacerlo todo por amor suyo, renunciando de todo mi corazón a cuanto pueda disgustarle.
 
Te tomo, pues, Corazón divino, como único objeto de mi amor, por protector de mi vida, seguridad de mi salvación, remedio de mi fragilidad y mi inconstancia, reparador de todas las faltas de mi vida, y mi asilo seguro en la hora de la muerte. Sé, pues, Corazón bondadoso, mi justificación para con Dios Padre, y desvía de mí los rayos de su justa indignación. Corazón amorosísimo, en ti pongo toda mi confianza, porque, aun temiéndolo todo de mi flaqueza, todo lo espero de tu bondad. Consume, pues, en mí todo cuanto pueda disgustarte o resistirte. Imprímase tu amor tan profundamente en mi corazón, que no pueda olvidarte jamás, ni verme separado de ti. Te ruego encarecidamente, por tu bondad que mi nombre esté escrito en ti. Ya que quiero constituir toda mi dicha y toda mi gloria en vivir y morir llevando las cadenas de tu esclavitud. Así sea.
 

2° EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
  
  
HISTORIA
San Juan Eudes fue quien promovió la celebración litúrgica del Inmaculado Corazón de María, pues los Papas León XIII y San Pío X son quienes le dan el nombre a éste santo de padre, doctor y primer apóstol de la devoción, en especial al culto litúrgico de a los Sagrados Corazones de Jesús y María. Este santo consagró de manera particular a los religiosos de su congregación.
 
La fiesta del Corazón de María se celebró de manera pública y por primera vez en la historia el 8 de Febrero de 1648 en la Catedral de la ciudad de Autun: la misa y los oficios fueron compuestos por Juan Eudes y aprobados por el obispo diocesano. Varios obispos de Francia aprobaron los textos litúrgicos pero los Jansenistas estaban en completo desacuerdo.
 
Para el año 1668, el día 2 de Junio la fiesta y también los textos litúrgicos tuvieron la aprobación del cardenal legado para Francia, aunque al año siguiente se pidió a Roma la ratificación, pero la Congregación de Ritos dio una respuesta negativa.
 
En diferentes ocasiones se pidió a la santa Sede la aprobación de la fiesta, una de ellas fue hecha como petición formal por el padre jesuita Gallifet en el 1726, ésta causa fue tratada por Prospero Lambertini. La congregación de Ritos llegó a responder por primera vez en 1727 con un non proposita (la rechazaron), pues presentaba dificultades doctrinales. Luego de esta respuesta, Gallifet sin perder esperanzas vuelve a enviar la petición, pero para ésta ocasión la respuesta fue oficialmente tajante y negativa, era el 30 de julio de 1729.
 
Siendo Papa el beato Pío IX, en 1855, la Congregación de Ritos aprobó para la celebración del Corazón purísimo de María nuevos textos para la misa y el oficio, utilizando algunas partes de los de san Juan Eudes. En 1914, con ocasión de la reforma del Misal romano, la fiesta del Corazón de María fue trasladada del cuerpo del misal a un apéndice del mismo, entre las fiestas pro aliquibus locis (En favor de algunos lugares. Esto porque en 1799 Pío VII autorizó a la diócesis de Palermo celebrar una fiesta en honor del Santísimo Corazón de María, luego en 1805 concedió esta celebración a quienes lo solicitasen a Roma.)
 
Hubo muchas peticiones para que esta fiesta se extendiera a toda la Iglesia, en especial las peticiones de los Claretianos por su celo amoroso.
 
El 31 de Octubre de 1942 y luego, de manera solemne, el 8 de Diciembre en la basílica vaticana, cumpliéndose el 25 aniversario de las apariciones de Fátima, el Siervo de Dios Pío XII consagró la iglesia y el género humano al Inmaculado Corazón de María.
 
El 4 de Marzo de 1944, con el decreto Cultus litúrgicus, el Santo Padre extendió a toda la iglesia latina la fiesta litúrgica del Inmaculado Corazón de María, y asigno como día propio el 22 de Agosto que es la octava de la Asunción y elevándola a rito doble de segunda clase.
 
Tres pastores de Portugal declararon que la Virgen María se les presentó dejando mensajes que luego serían dados a conocer al mundo entero de boca de Sor Lucía, estas presentaciones de la Virgen fueron en seis oportunidades.
 
En Diciembre del año 1925 la Virgen Santísima se le apareció a Lucía dos Santos, vidente de Fátima, y le prometió asistir a la hora de la muerte, con las gracias necesarias para la salvación, a todos aquellos que en los primeros sábados de cinco meses consecutivos, se confesasen, recibieran la Sagrada Comunión, rezasen una tercera parte del Rosario, con la intención de darle reparación.
 
En la tercera aparición, la Virgen de Fátima le dijo a Lucía:
Nuestro Señor quiere que se establezca en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado. Si se hace lo que te digo se salvarán muchas almas y habrá paz; terminará la guerra... Quiero que se consagre el mundo a mi Corazón Inmaculado y que en reparación se comulgue el primer sábado de cada mes... Si se cumplen mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz... Al final triunfará mi Corazón Inmaculado y la humanidad disfrutará de una era de paz.
  
La pequeña Jacinta presentía que llegaría su final en el mundo y, en una conversación con Lucía, ella, que apenas contaba con diez años, dijo:
A mí me queda poco tiempo para ir al Cielo, pero tú te vas a quedar aquí abajo para dar a conocer al mundo que nuestro Señor desea que se establezca en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado de María. Diles a todos que pidan esta gracia por medio de ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado juntamente con el Corazón de su Madre. Insísteles en que pidan la paz por medio del Inmaculado Corazón de María, pues el Señor ha puesto en sus manos la paz del mundo.
 
CONSAGRACIÓN
El 31 de octubre de 1942 cuando estaba en pleno auge la II Guerra Mundial, el Papa Pío XII, al clausurarse la solemne celebración en honor de las Apariciones de Fátima, conforme al mensaje de éstas, consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María.
Ante tu trono nos postramos suplicantes, seguros de alcanzar misericordia, de recibir gracias y el auxilio oportuno... Obtén paz y libertad completa a la Iglesia santa de Dios; detén el diluvio del neopaganismo; fomenta en los fieles el amor a la pureza, la práctica de la vida cristiana y del celo apostólico, para que los que sirven a Dios aumenten en mérito y número.
  
Diez años después, se realizó la Consagración de Rusia.

CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones.
Quiero ser como tú quieres que sea, hacer lo que tú quieres que haga.
No temo, pues siempre estás conmigo.
Ayúdame a amar a tu hijo Jesús, con todo mi corazón y sobre todas las cosas.
Pon mi mano en la tuya para que esté siempre contigo. Amén.
 
Fuentes: Devocionario Católico. Enciclopedia Católica